La pelopincho rodante, el ingenio argentino no descansa

Un grupo de amigos paseó en una pelopincho rodante y las imágenes se volvieron virales en las redes sociales.
Los jóvenes de San Luis montaron una pileta de lona en la caja de una Pick-Up para aliviar el calor.
Así surgió

Leonardo Altamore, de 23 años, se puso a acomodar objetos en su casa y encontró la pileta de lona con la que solía disfrutar los veranos junto a sus hermanos.
Se dio cuenta de que el tamaño coincidía con el de la caja de su camioneta Ford F-100 modelo 1969 y decidió ponerla ahí.

    “La subí a la caja de la camioneta y empecé a sacar las medidas, mi papá se agarraba la cabeza y me decía que estaba loco”, contó a El Diario de la República.


El joven, estudiante de Mantenimiento Industrial en la Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias (FICA) de Villa Mercedes, armó todo con cuidado para que la pileta quedara montada con seguridad: reforzó la compuerta trasera y los elásticos de la suspensión para que el vehículo soporte el peso del agua.
Así nació “Pelopincho V8”. Ese fue el nombre que Altamore le puso a su pileta rodante, en referencia a la reconocida marca de piletas de lona y el famoso motor desarrollado por Ford.